InicioContáctenosMapa del Sitio
Vida SanaTiempo LibreNosotrosComunidad
Noticias y Actividades
Entrevistas
Tipos y usos del cobre y molibdeno

El cobre: un metal de gran importancia en el  desarrollo de la humanidad

Nuestra Compañía es una de las empresas mineras productoras de cobre más importantes del país y la I región. Sin embargo muy poco conocemos de las características y principales usos de este producto. Conocido desde la prehistoria, el cobre es uno de los pocos metales que se encuentra en la naturaleza en estado puro.  Como consecuencia de su sencillo tratamiento metalúrgico, se consiguió una producción elevada antes del cuarto milenio anterior a la era cristiana y desde entonces se devaluó progresivamente hasta que la telefonía y la electrificación relanzaron su consumo a principios del siglo XX.

Algunas aplicaciones del cobre
Su uso en las casas
El cobre y el progreso
El Molibdeno, un nuevo producto de Collahuasi
Más cobre, mejores autos

Algunas aplicaciones del cobre

El cobre forma parte del mundo que nos rodea. Está en nuestras casas y en los lugares donde trabajamos o estudiamos, en los medios que utilizamos para transportarnos, en artefactos sofisticados y artesanales, así como también en las computadoras y las industrias.
Sin alear, el cobre tiene un característico color rojizo y un brillo metálico. Es el metal que mejor conduce la electricidad si se exceptúa a la plata. Posee una elevada conductividad térmica y tenacidad, por lo cual es utilizado como materia prima en la fabricación de cables, alambres y láminas. Es también dúctil, por lo que puede deformarse por estiramiento.
El cobre se emplea principalmente en la conducción eléctrica y en telefonía. Para aprovechar sus propiedades eléctricas debe utilizarse en estado puro.

Su uso en las casas

La construcción de casas y edificios ha tenido un crecimiento importante y como consecuencia de ello ha aumentado la demanda de cobre. Sin embargo, más allá del crecimiento de metros cuadrados, es el aumento de las comodidades y seguridad lo que ha generado un mayor consumo de cobre en la construcción.
Así mismo, ha habido un mayor interés en el uso arquitectónico del cobre, como por ejemplo en la decoración, en las techumbres y en canaletas de agua.

El cobre y el progreso

El cobre participa directa e indirectamente en todas las industrias.
Es así como la demanda por cobre no sólo crece con el progreso, sino que efectivamente lo hace posible.
En el área electrónica el cobre es utilizado en los productos asociados con la información. Está presente en los computadores, impresoras, servidores, así como también en la fabricación de chips.
Las estadísticas indican que mientras mayor es el nivel de desarrollo de un país, más elevado es su de cobre. Los países más industrializados tienen un consumo de 10 a 15 kilos de cobre por persona al año. Los países en vías de desarrollo consumen en torno a 2 kilos de cobre por habitante al año.

El Molibdeno, un nuevo producto de Collahuasi

Aproximadamente dos terceras partes del molibdeno consumido en el planeta se emplean en aleaciones.
El uso del molibdeno se remonta a la Primera Guerra Mundial cuando comenzó a ser necesario el manejo de aceros más resistentes.
Estas aleaciones se usan en la construcción y en piezas de aviones y automóviles.
También se utiliza en la industria petrolera, pues es útil para la eliminación de azufre y en la elaboración de distintos pigmentos (con color anaranjado), para pinturas, tintes, plásticos, compuestos de caucho y en algunas aplicaciones electrónicas.
Su nombre proviene del griego "molybdos" que quiere decir "parecido al plomo". Este metal no existe puro en la naturaleza.  Más bien aparece asociado a otros elementos como los minerales sulfurados de cobre.
Si bien, este metal se encuentra en muchos lugares del mundo, la mayor parte proviene de minas de cobre, siendo Estados Unidos el país con mayores reservas y Chile, el segundo.

Más cobre, mejores autos

En promedio, un auto mediano contiene 18 kilos de cobre, este metal es clave para los vehículos porque continúa siendo un excelente medio de transporte de electricidad y de diferentes tipos de señales, a un costo bastante bajo. La cantidad de cobre utilizada varía entre las diferentes marcas, pero siempre se trata de una proporción vital para el automóvil. Sin cobre no se puede concebir un vehículo. Se calcula que la cantidad de cobre que lleva un auto fluctúa entre 15 y 28 kilos.
Este metal se utiliza también en aleaciones para generar bronce, con el que se fabrican elementos como el termostato, los sellos del motor, los terminales de batería, los panales del radiador - actualmente reemplazados por aluminio- , los botes del radiador –sustituidos ahora por plástico- y los anillos de freno de los sincronizadores de la caja de cambios.
El cobre tiene beneficios desde el punto de vista del ambiente, ya que se puede reciclar. Se calcula que, en promedio, un auto mediano contiene 18 kilos de cobre en distintas aplicaciones, en especial en cables. Paralelamente, un auto híbrido, que es mucho menos contaminante (alrededor del 40% de las emisiones de un auto normal), contiene prácticamente el doble de cobre. En tanto, los autos eléctricos, que poseen cero emisiones, son los que contienen más cobre, con cerca de 60 kilos del metal, fundamentalmente asociado al motor, además del cableado.
Una nueva tecnología pretende revolucionar la carrera por la electrificación del automóvil y el uso de cobre con el objetivo de promover un transporte más eficiente y ambientalmente más limpio. Se trata del Proyecto Mega, liderado por International Copper Association (ICA) y el Grupo de Investigación de Proyectos de Volkswagen (Powertrain), que reemplaza el sistema de transmisión mecánico por uno electromagnético. Esta iniciativa, que ya se encuentra en su fase de producción de ingeniería, añade alrededor de siete kilos de cobre adicionales por auto.